Prevención de la caries

El tratamiento más efectivo para la caries es el tratamiento preventivo. La buena higiene oral, incluyendo el cepillado después de las comidas y el uso diario de hilo dental, reduce la cantidad de placa en los dientes y ayuda a prevenir la formación de sarro. Enjuagues bucales antisépticos también son útiles para reducir la presencia de bacterias en la boca.

Las modificaciones en la dieta pueden ayudar a reducir el riesgo de caries. La modificación más significativa es la reducción de la frecuencia de la ingestión de alimentos y bebidas azucaradas.

Además, evitar picar entre comidas ayuda a prevenir la caries y la caries dental, porque esto reduce el suministro de alimento disponible para las bacterias, especialmente si los dientes son cepillados después de cada comida.