Pulpitis: prevención

La higiene oral adecuada es esencial para prevenir la pulpitis y otras enfermedades de los dientes y la boca. Siga las medidas de higiene recomendados por su dentista como cepillarse los dientes un mínimo de dos veces al día. Visite a su dentista regularmente.

Algunas de las medidas principales para prevenir la enfermedad incluyen:

  • El cepillo de dientes debe tener el mango corto. Los cepillos deben ser reemplazados cada dos meses. Esto mantendrá la calidad del cepillo de dientes que y su capacidad de limpieza.
  • La pasta de dientes tiene que contener flúor. El flúor refuerza el esmalte y ayuda a prevenir la caries. La pasta de dientes no debe ser demasiado abrasivo, ya que puede dañar el esmalte de los dientes.
  • El hilo dental debe usarse con regularidad. Varios tipos de hilo están disponibles, el tipo sin cera es la más común. La seda encerada se recomienda para personas que tienen empastes, y el tipo esponjoso está indicado para niños.
  • El enjuague bucal que contiene agentes anti-placa, ya que tiene más sustancias que pueden matar a las bacterias. Estos productos llegan a espacios que el cepillo no puede alcanzar.

Las visitas regulares al dentista son otra parte esencial de una buena higiene bucal y se debe hacer por lo menos dos veces al año.

Si está experimentando dolor de menor importancia en los dientes, póngase en contacto con un médico lo antes posible. Es importante diagnosticar y tratar la pulpitis antes de su deterioro en su forma irreversible. Un tratamiento a tiempo ayudará a evitar casos de pulpitis irreversible, que no tienen cura aún.